Victims of the La Paz’s Mega Landslide Determined To Return to the Same Land

La Paz, 10 Nov (ANF) Una vez más la época de lluvias está a la vuelta de la esquina. La última cuando llegó fue devastadora.  El 26 de febrero pasado marcó el calendario con uno de los desastres naturales más grandes que ha vivido la ciudad de La Paz, como sentenció su alcalde, Luis Revilla. Unas 24 horas de intensas lluvias provocaron un megadeslizamiento en los distritos 16 y 17 de la capital. El flujo incontenible de agua y barro se extendió a 14 zonas de la ladera este, arrasando con ello 150 hectáreas de terrenos habitados y cientos de viviendas. Tras ello dejó damnificados, ya no vecinos. Más de 5.000 personas quedaron sin techo como resultado del enorme desplome. La rápida respuesta de los sistemas de emergencia evitó una desgracia humana, pero desde sus lugares seguros las familias se convirtieron en testigos indefensos de esta formidable fuerza natural que destrozó sus hogares y sus pertenencias como si fueran casas de muñecas.

“Vi que llovía fuerte y escuché vidrios y calaminas, todo cayéndose. La gente gritaba. Las wawas también. Tú no podías salir al lado ni abajo. El río cubrió el puente, todo estaba rebalsando. Eso era como de otra vida”, recordó Bernarda Salcedo entre lágrimas. Confiesa que aún no ha logrado superar el trauma de aquella noche.

Ocho meses después, los damnificados todavía no han quitado los ojos de  estos terrenos. Doscientas sesenta familias están albergadas en casas prefabricadas en el más grande de diez campamentos en la base de Callapa. Desde allí cada día vuelcan la mirada ansiosamente a esa ladera donde antes tenían sus hogares.

A pesar de lo que han sufrido, dicen que, pase lo que pase, volverán. Pero por el momento, ves sus anteriores terrenos y parecen una zona de obras. Parecen porque lo son. Las pocas casas que no fueron destrozadas por el derrumbe han sido demolidas por la alcaldía a raíz de las muchas rajaduras que presentaban. La ladera que antes era un laberinto de casas y callecitas sinuosas está ahora totalmente desnuda, completamente aplanada por los equipos pesados del municipio. El único rastro de esas comunidades que ha sobrevivido es un triste montón de enseres golpeados y oxidados al pie del cerro.

No cabe duda, reconstruir la vida sobre estos terrenos implica empezar de cero. Sin embargo, muchas de las familias afectadas han vivido por esas zonas por treinta o más años. Allí han criado sus niños y trabajan en los alrededores, es decir algo más que  sus propias pertenencias las ligan al terreno.  Pero a veces parece que hacen la vista gorda a los peligros de esas tierras inestables. Se preocupan por la inminente época de lluvias, dicen que cada gota les asusta, pero al mismo tiempo se niegan a contemplar que las nuevas lluvias podrían traerles la misma desgracia. Muchos de ellos ponen toda su fe en Dios.

“Estamos conscientes de que puede volver a pasar, pero no creo, sólo Dios lo sabe, lo vamos a dejar. Dios no quiera que pase esto una vez más y nosotros vamos a volver a nuestros lugares”, dice Bernarda Salcedo.

Los damnificados ya tienen el compromiso gubernamental de que les restituirán sus viviendas, pero el gobierno plantea construirlas en El Alto. Evidentemente, los damnificados rechazan tal propuesta. Informan que un ampliado de la junta vecinal ha votado por unanimidad quedarse en el mismo lugar.  Dicen que El Alto es demasiado frío y lejos, pero también hay otra razón por la que algunos rehúsan irse.

“Quisiera estar aquí porque estos terrenos nos han costado, hemos invertido tanto dinero. Una vez que arreglen el río no va a pasar nada. Supongo que el gobierno nos va a dar unos 200 metros, pero mi lote era de 406 metros. Hay algunos que han comprado 200 metros, claro, conformes van a ir, pero nosotros no”, manifestó María Quispe.

El alcalde de La Paz, Luis Revilla, afirma que hasta cierto punto entiende sus reclamos, pero también hace notar que cualquier apoyo municipal dependerá de los resultados del estudio del suelo que ahora se está llevando a cabo.

“Tienen razones justificadas para plantear esa oposición a ir a El Alto. Muchos de ellos son agricultores y es obvio que en El Alto no tendrían posibilidades de conservar esta actividad. Sin embargo, también plantean la necesidad de quedarse en Callapa y esa posibilidad depende de un estudio que dirá si estas personas pueden o no volver al lugar a desarrollar sus actividades como hacían antes”, dijo.

Los resultados de este estudio serán cruciales, porque determinarán si las áreas afectadas son de bajo, moderado o alto riesgo. Ya se estima que existen por lo menos 37 zonas vulnerables a deslizamientos en diferentes niveles en La Paz  y, según algunos geólogos, como Willy Quevedo, hasta un 78 por ciento de la tierra de la urbe es inestable. Es cierto que la decisión sobre dónde construir las nuevas viviendas será tomada por el gobierno, pero la alcaldía también jugará un papel muy importante. Anuncian que no destinarán ningún recurso a la construcción de nuevas comunidades en zonas que estén calificadas de alto riesgo por el presente estudio.

“Hasta que no tengamos la seguridad de que se puede volver a rehabitar estas zonas nosotros no vamos a restablecer ningún tipo de servicios”, dejó constancia el arquitecto Juan Carlos Ribero, asesor general de la secretaria ejecutiva del gobierno municipal de La Paz.

Ya es sabido que las fuertes lluvias del pasado febrero no fueron la única causa del megadeslizamiento. En efecto, se han identificado por lo menos siete factores, entre ellos muy considerablemente la proliferación de viviendas no normalizadas y la irregularidad del sistema de alcantarillado. Es muy posible que estos problemas se repitan o  hasta se empeoren si las familias no alcanzan imaginar otra vida y insisten en construir sus casas sobre los terrenos afectados. Con la vuelta de las lluvias, lo único que está claro es que el destino de los damnificados sigue siendo muy incierto.

Advertisements
Tagged , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: